¡Mercado, picante y dulce!

Escrito por Isabel Valero, voluntaria de la casa de acogida de Bhimphedi.

Teníamos muchas ganas de que llegara este fin de semana! Y es que hemos podido poner en marcha dos proyectos que llevaban tiempo pensados! Durante dos días, algunos jóvenes del Proyecto Joven de Katmandú han visitado Balmandir para llevarlos a cabo entre todos:

BALMARKET

Muchas sois las personas que donais ropa para que llegue a los diferentes proyectos de Amics del Nepal, y así se las hacemos llegar. Esta vez hemos querido hacer un proceso diferente. Para que los niños sepan valorar todo lo que llega, hemos creado un mercado en Balmandir, donde los niños y niñas pueden adquirir algunos objetos además de la ropa de temporada, habiéndose ganado “un sueldo”.

La idea del mercado es hacer que los niños, niñas y jóvenes de Balmandir se involucren más en las tareas de la casa de acogida y desarrollen nuevas aptitudes haciendo sus propios proyectos. Para ganar puntos, que posteriormente serán canjeados por Balman rupees, los niños y niñas además de participar más activamente en las tareas de la casa, pueden aprender a hacer manualidades de papel, vídeos, etc.

Todos los niños esperando impacientes para entrar a intercambiar sus proyectos

Para nuestra sorpresa, el día del mercado los niños decidieron hacer sus productos que pusieron a la venta y así ganar más dinero para poder comprar la ropa. El mercado fue todo un éxito, y la entrega de ropa la hicimos de manera diferente y divertida y las Didis incluso lo pudieron disfrutar ayudando a los más pequeños.

Binita comprando ropa
Las Didis también quisieron comprar para los niños

PICKLE o ACHHAR

La tradición del picante en Nepal, y en general a toda Asia, es muy común. El pickle o achhar es un conjunto de verduras previamente cortadas y secadas al sol durante 2-3 días y posteriormente mezcladas con diferentes especies que le dan ese sabor tan especial y que acompaña a cualquier plato. Entre todos, pudimos hacer suficiente pickle para poder conservar durante unos meses y poder disfrutarlo con nuestro plato preferido, el Dal Bhat.

Binita ayudando a cortar rábano
Todos los niños ayudando a colocar el rábanoy el limón para secarlo
Algunos cortaban limón para añadirlo al pickle
Cogiendo el rábano para ponerlo a secar
Rohid acabando de mezclar el pickle

De esta manera, los niños y niñas de Balmandir han aprendido que el esfuerzo común de un día se convierte en tener pickle, una comida que les gusta pero no tienen siempre, durante una larga temporada.

¡Felices con el resultado!

MERMELADA DE PAPAYA

Ya que nos poníamos a hacer la conserva del pickle, queríamos probar si también podríamos hacer mermelada para conservarla. Llevamos papayas y las cortamos para ponerlas con azúcar y cocinarlas hasta conseguir la textura de mermelada. Al día siguiente no nos pudimos aguantar de acabar con dos botes de mermelada junto con unos rotis a la hora del snack, ¡Qué buena!

Ha sido un fin de semana muy provechoso para aprender a conservar comida, y divertido a la hora de comprar ropa y de hacer las propias creaciones!

 

Fiesta mayor de Bhimphedi: Bhimsen Jatra

Escrito por Isabel Valero, voluntaria de la casa de acogida de Bhimphedi

Como en Cataluña, en Bhimphedi se celebra la fiesta mayor del pueblo, el Bhimsen Jatra. Es todo un acontecimiento para el pueblo y viene gente de los alrededores, incluso los hay que se cogen días de vacaciones para poder estar aquí y disfrutar de la fiesta. Bhimsen es el Dios del comercio, la industria y la fortuna, pero la gente del pueblo también dice que lo es de la fuerza y ​​del poder.

La noche antes, algunos ya empezaron a celebrar la fiesta con música y paseaban sobre los hombros el rath, la casa de Bhimsen, por toda la calle principal parando delante de las casas para que ofrecieran comida y encendieran incienso. Tras parar en los dos templos de la calle, toda la gente comenzó a bailar hasta tarde.

Al día siguiente, desde las 4 hasta las 9 de la mañana, la gente del pueblo iba al templo para ofrecer comida y el sacrificio de gallinas, gallos o cabras a Bhimsen y así contentarlo.

Un hombre a punto de sacrificar su cabra.

Devotos haciendo cola para ofrecer comida a Bhimsen.

Hasta las 12h, en Balmandir, los niños, niñas y las Didis estuvieron preparándose para ir a la escuela, pero esta vez no para sentarse y estudiar dentro de las aulas, sino porque se celebraban diferentes actuaciones de baile, y  Kamal y Ramraj participaron, lo hicieron genial! Al principio tubimos mal tiempo, pero luego el día mejoró y todas las actuaciones duraron hasta las 6 de la tarde. Los niños también aprovecharon para comprarse algún juguete, dulces, o globos en alguno de sus estantes.

Paraditas de globos en las calles

Kamal y Ramraj haciendo su baile

A las 19h empezó el DJ. La escuela se llenó de gente y las canciones sonaban a altos decibelios, como si se tratara de una discoteca! Toda una fiesta para los jóvenes del pueblo!

Justo cuando terminó, a las 22h empezó la procesión con el Rath, pero salir del templo y llegar a la plaza no fue cosa fácil, de hecho, de eso se trataba! Al ser Bhimsen el Dios de la fuerza, debían transportar el Rath hasta el templo de la plaza de Bhimphedi con gente encima, y ​​eso daba la fuerza a los portadores, lo que causaba que el Rath cayera muchas veces y fuera de un lado al otro de la calle. Además, la gente del pueblo encendía antorchas cuando pasaba por delante de sus casas para mostrar respeto a Bhimsen. Un trayecto que se puede hacer en 5 minutos duró más de 2 horas!

Preparando el rath para la procesión de la noche
Encendida de antorchas a la llegada del rath

Una vez llegó a la plaza, ya se podía hacer el recorrido por todo Bhimphedi con más tranquilidad, ya que se había desmostrado que los portadores eran suficientemente fuertes como para haber llegado hasta allí.

Una vez más las fiestas en Nepal, y esta vez en Bhimphedi no nos dejan de sorprender!

Lluvia, diversión y un hermano nuevo!

Escrito por Josep Mas, voluntario de la casa de acogida de Bhimphedi. 

Estamos en la época de los monzones, cuando el agua cae sin medida y refresca los sentidos, el paisaje se pinta de un verde intenso y de olor a tierra mojada, las plantas del jardín de Balmandir crecen a un ritmo vertiginoso, y el ruido de la lluvia te acompaña de día y de noche. Como es la vida en Balmandir con la llegada de las lluvias? Sigue leyendo para saber más sobre las actividades, juegos y excursiones que tenemos entre manos estos días… y sobre la llegada de un hermano nuevo!

Explosion de vegetación en los jardines de Balmandir con la llegada de las lluvias

A pesar de la lluvia también hay ratos de sol, y la actividad en Balmandir no para! Sea pintando, jugando, o haciendo figuras de papel…

¿Un ratito de sol por la mañana? Pues a pintar se ha dicho!
Lov y Ramesh durante una emocionante partida de futbol botones.
Hciendo figuras de papel el tiempo vuela, y nuestra colección de pequeñas obras de arte crece cada día!

También hay quien espera con impaciencia la apertura de la sala de ordenadores. Los cortes de electricidad son el pan de cada día, pero como dicen aquí, “ke garné!” (Qué le vamos a hacer!)

Y siempre hay un algun momento para unos paseos en carretilla por el jardín, que entusiasman tanto a pequeños como a grandes!

Pero no todo se queda en Balmandir. El contacto con la naturaleza es parte del día a día, y la lluvia no es excusa para dejar de hacer alguna excursión, aunque sea pasada por agua. De hecho, saltando de charco en charco, la caminata se hace mucho más entretenida!

Excursión al puente colgante de Bhimphedi
El pequeño Ekendra a cuestas de Kiran no se perdió las vistas, desde debajo de su capucha!

Las idas y venidas a la escuela son también más emocionantes con lluvia, todo el mundo se apaña para conseguir un paraguas o impermeable antes de salir para no terminar empapados como patos.

Kushal y Binita se lo pasaron genial el primer dia que volvían de la escuela bajo un paraguas.

Estos meses el río lleva más agua, y si baja con calma es ideal para hacer un chapuzón. A los jóvenes de Balmandir no les falta iniciativa, y los más habilidosos construyen una piscina con piedras y ramas donde poder hacer saltos, sumergirse, y quizás de paso pescar algún que otro pez despistado…

Construyendo una presa en el río

… y si el sol no acompaña a medida que avanza la tarde, no hay nada como un fuego en el suelo para reavivarse antes de volver hacia Balmandir, justo a tiempo para un buen plato de dal bhat y recuperar energías.

Fuego en tierra después del baño en el río

 

Pero como sabéis no todo son alegrías en la estación de lluvias, ya que el monzón también trae problemas a los transportes, por inundaciones, y peligro de desprendimientos. Hace aproximadamente un año que los periódicos de Nepal se hacían eco de una serie de deslizamientos que se llevaron la vida de decenas de personas en diferentes puntos de Nepal, después de un episodio de lluvias intensas.

El pequeño Bikram, nacido en las cercanías de Bhimphedi, perdió a sus padres en uno de estos fatales deslizamientos hace un año. Después de unos cuantos meses viviendo con sus abuelos, ya muy grandes y sin posibilidades de procurarle un futuro con garantías, el niño ha pasado a estar bajo la tutela de la Organización de Niños de Nepal (NCO), que lo ha asignado recientemente a la casa de acogida de Balmandir, Bhimphedi

Bikram nos cuenta con un dibujo como era su familia antes de que un deslizamiento se los llevara.

Aquí ha comenzado una nueva etapa, con casa nueva, escuela nueva, y una gran familia de acogida que tiene muy claro que quien llega a Balmandir se convierte al instante en un hermano más con quien compartirlo todo, juegos, peleas, y momentos felices.

A la nueva casa de Bikram no le falta color, gracias a la ayuda de sus nuevos hermanos y hermanas!
Las profesoras de la Bhim Aadhar Community School hacen una prueba de nivel a Bikram el primer dia de colegio.

Después de unas cuantas semanas, a Bikram se le ve feliz descubriendo los entornos de Balmandir, si puede ser, atrapando insectos, recogiendo plantas, o subido a algún lugar alto con buena vista desde donde contemplar este rincón del mundo. Quién sabe qué nuevas aventuras le esperan?

Bikram subido a un árbol con vistas a Bhimphedi

Se acaba otro día de monzón en Bhimphedi, y la música de la lluvia nos acompaña de nuevo hasta el mundo de los sueños.

Creando puentes entre Katmandú y Bhimphedi

Escrito por Isabel Valero, voluntaria en la casa de acogida de Bhimphedi.

Ya llevábamos días ensayando obras de teatro con los grandes y los pequeños para este fin de semana, y es que han venido los jóvenes del proyecto joven de Katmandú! Ellos llevan mucho tiempo ensayando para este evento en Bhimphedi, y la verdad es que son muy buenos. Así que con los niños de Balmandir también se decidió hacer una obra y tanto grandes como pequeños hicieron la suya.

Ha sido toda una emoción que vinieran y acogerlos en Balmandir. Llegaron con los tres jeeps llenos de material y mochilas, y los niños les enseñaron sus habitaciones. Doblamos la población de Balmandir!

El proyecto joven de Katmandú en Balmandir

Después, vino la gran sorpresa! Para el snack, debían cocinar más de 600 momos! Y sí, se pusieron todos en un momento a cocinar. Unos hacían la masa, los demás la estiraban para hacer la forma, otros ponían la mezcla de verduras o carne con la masa y los últimos los que los cocinaban. Fue muy emocionante ver toda la cocina llena de gente comiendo los momos que ellos mismos habían cocinado.

Cocinando los 600 momos vegetales y de carne para el snack.

 Con la barriga llena, tuvimos tiempo de conocernos todos con diferentes juegos y después llegó el momento de hacer el intercambio de obras que habíamos estado preparando con tantas ganas. Primero, la hicieron los pequeños, que hicieron reír a todos con su manera de actuar tan espontánea y divertida.

Unos buenos juegos enérgicos después de los intercambios teatrales.
Los más pequeños fueron los primeros en actuar

Después, fueron los grandes de Balmandir, con una obra que contaba la historia de unos amigos que se van encontrando para explicar cuál es la rutina de Balmandir, añadiendo por supuesto, los toques de humor que tanto les gusta, y así también los jóvenes de Katmandú conocían qué es lo que hacemos aquí.

Explicando las rutinas de Balmandir en de la obra de los grandes.

Por último, fueron los jóvenes que nos hicieron una pequeña muestra de la obra de teatro que representarían al día siguiente en la escuela. Para acabar con este pequeño intercambio teatral, hicimos todos juntos unos juegos para coger energía antes del gran día.

Una pequeña escena de la obra de los jóvenes de Katmandú

Al atardecer, se decidió coger un gran altavoz y pregonar por todo Bhimphedi la obra que harían al día siguiente, y los talleres que se impartirían después para que nadie se lo perdiera!

El sábado nos levantamos temprano para hacer un té y unas galletas e hicimos unos calentamientos todos juntos para coger energía. Mientras los jóvenes hacían el ensayo general, los otros jugaban y se ponían elegantes para la ocasión.

Finalmente, llego el gran momento! Fuimos a la escuela antes para preparar el escenario y todo el material necesario para los talleres y pusimos la música bien alta para que empezara a venir gente. Cuando ya estuvieron todas las sillas ocupadas y los porches llenos (el único lugar con sombra, que hay que ver qué calor!) Comenzó la obra, y qué éxito!

El exitoso drama de los jóvenes de Katmandú

Cuando acabó, comenzaron los talleres, que fueron también un punto fuerte de este evento donde todos pudieron disfrutar y aprender cosas nuevas. Cansados, volvimos con todo el material a Balmandir, y descansamos un poco.

Taller de música
Taller de ciencias.Com fer funcionar un Scallextric amb l’energia del pedaleig d’una bicicleta
Taller de danza
Taller de Babia
Taller de manualidades

Después del Dalbhat, comenzó la fiesta con música donde reímos y bailamos bajo la lluvia hasta que una última canción cantada por uno de los jóvenes de Katmandú, dio el toque final a este fin de semana.

Son para verte mejor

Escrito por Vanessa Martínez, voluntaria de la casa de acogida de Bhimphedi.

Igual que hicimos el año pasado, hemos revisado la vista de todos los niños y niñas de Balmandir. Tres de los niños parecian tener problemas visuales así que los hemos llevado a una revisión completa con el oftalmologo y con el optometrista en el Hospital òptico Comunitario de Hetauda.

Hemos encontrado que Sumit necesita nuevas gafas ya que le ha aumentado un poco la graduación y que Purnima debera empezar a llevar gafas. Binita parece que de momento no necesita nada.

 

 

Tanto Sumit como Purnima tienen problemas de convergencia, asi que hemos iniciado una terapia visual con ellos para solventar también este problema y que se terminen sus dificultades con la lectura.

Purnima con sus gafas nuevas!
Sumit con sus gafas nuevas!

 

Chapa y pintura

Escrito por Joana Alsina, voluntaria de la casa de acogida de Bhimphedi.

A Balmandir siempre estamos liados. Cuando los niños se van a la escuela aprovechamos para hacer trabajos de mantenimiento y mejora del centro. Algunas reformas han durado meses, pero otros las hemos terminado en un abrir y cerrar de ojos. Después de unos cuantos meses de trabajos en las cuales han participado varios voluntarios, hemos decidido hacer un post.

La entrada: La puerta estaba oxidada. Lo hemos pintado de nuevo y la hemos tratado porque que no oxide más.

-El mobiliario del comedor y de la sala de estudio: los bancos, mesas, y sillas estaban en mal estado y pusimos unos triángulos de madera para reforzar la estructura. A los bancos de la cocina les pusimos una madera nueva y los forramos con un plástico para poder limpiarlos mejor.

– Ventana de la sala de estudio: Cambiamos los cristales rotos y reforzamos la ventana con unos listones de madera para protegerla de los balonazos.

– Lampistaría: Todos los grifos de Balmandir goteaban así que Xavi estuvo bien ocupado. Las cambió casi todas.

– Electricidad: Se instaló toma de tierra en el sistema eléctrico y se hizo una nueva instalación para la arrocera.

– Los hostels: Durante las vacaciones de Dashain empezamos a pintar las habitaciones de los mayores. Después vino el hostel de los pequeños, los lavabos y los pasillos con pintura plástica. En una de las habitaciones hemos dejado una pared blanca para poder proyectar películas. También hemos cambiado las hojas metálicas de las puertas porque estaban muy dañadas.

– Store room: También hemos cambiado esta puerta, y hemos organizado de nuevo esta sala. Ahora hay los productos de limpieza y la ropa, bien guardada dentro de maletas.

– Library: Sacamos dos literas y pusimos dos estanterias. Hemos ganado mucho espacio y luz. Ahora tenemos dos mesas e incluso una impresora. ¡Esto si que parece un despacho!

– La despensa: Reestructuración completa de este pequeño espacio: estanterias pintadas y forrades con plástico, latas para las legumbres secas, un rincón para poner el aceite, la nevera más disponible y un cubo con las patatas. !Quién me ha visto y quién me ve!

– El panel informativo: El anterior estaba decolorado y aprovechando que tenemos artistas en Balmandir lo hemos renovado. ¡Mucha paciencia y precisión!

Study room: Hemos pintado también esta habitación y lo hemos decorado de nuevo. Ahora podemos colgar fotos, dibujos y también hay el friso cronológico.

Muchas gracias a Josep María, el Tonyo, a Xavi, a Marina, a la Mercè, Nico, y Anna que han hecho que todo esto fuera posible.

Rio y pesca!!

Escrito por Vanessa Martínez en la casa de acogida

Hacía 20 años que no tenían elecciones municipales en Bhimphedi y con motivo de ellas el pueblo ha gozado de una semana de vacaciones, así que aprovechando que volvíamos a estar de vacaciones y que hacía mucho calor hemos ido muchos días al río!

Mientras los pequeños disfrutan del agua y aprenden a nadar, algunos de los mayores se decican a pescar.

después de mucho rato de río, un poco de solecito para entrar en calor.

¡¡Preparados para pescar!!

Aprovechamos los paseos al río para sacar fotos de las plantas y luego buscar información. Los niños saben mucho de las propiedades de sus plantas locales y les encanta buscar nuevas plantas.

A la vuelta a Balmandir todos trabajan juntos para limpiar los peces y cocinarlos.

Sumit, Basu, Bisu y Kush trabajan juntos en la limpieza de los peces!!
Sushil es el encargado de cocinar hoy!!

 

 

¡¡Cumpleaños y más!!

Escrito por Vanessa Mártinez voluntaria en la casa de acogida.

¡¡Belly y Babu con el pastel!!

¡¡Abril es un mes lleno de  cumpleaños, así que los celebramos todos en una gran fiesta!!
Tuvimos gincana, pastel, regalos, música y mucha diversión.

¡¡¿Kush cantando Manu Chao!!
¡¡Samir uno de los cumpleañeros disfrutando del pastel!!

Cumplieron años: Samir (9 años), Bishnu (12 años), Arjun (18 años), nuestra didi Beli y Mònica de Awasuka.
Y para refrescarnos en estos días de calor nos fuimos de paseo al río.
Kushal con tan solo 4 añitos camino colina abajo colina arriba sin problemas!!

¡¡Hermosa vista de las colinas!!
Primera vez de Kushal en el rio. ¡¡ Se volvió loco!!

 

¡Nuevo curso, más niños!

Escrito por Pau R. E.

En Nepal el nuevo curso escolar empieza en mayo. Con el nuevo curso también llegan nuevas incorporaciones al centro. Nos dirigimos al centro de coordinación de niños de Nepal en Katmandú con un nuevo voluntario recién llegado. Una vez en el centro de coordinación se pregunta por los niños que hay que recoger, pero aún no los tienen preparados. Después de casi 4 horas gestionando los trámites, nos adjudican 2 niños y 2 niñas.

Con las cartas preparadas vamos a buscar primero a las niñas, que están en el centro Naxal. Justo al llegar allí muchos niños reconocen a Dani, y empiezan a gritar que también quieren ir a Bhimphedi, todos muy emocionados.

Mientras terminan de preparar a las niñas, los niños del centro se ponen a jugar con nosotros haciendo un corro a nuestro alrededor. Una vez listas, nos sorprende la edad de las mismas, ¡son muy pequeñas (6 y 4 años)! ¡Y también son hermanas! Nos dirigimos  a buscar a los 2 niños en el centro Siphal, allí ya están preparados pero ¡aún son más pequeños que las niñas (4 y 3 años)! ¡Toda una sorpresa!

Ya tenemos todo listo para poder seguir con el taxi hasta Balco, donde cambiamos de vehículo para coger un Jeep hacia Bhimphedi. Se nos asignan los 4 asientos traseros para los 6 (2 cooperantes, las 2 niñas y los 2 niños). Justo antes de subir la niña mayor empieza a llorar, hace poco que ha sido acogida en Naxal y desconocemos cómo se sentía. Después de intentar tranquilizarla sin éxito decidimos que ya aceptará la situación, y procedemos a subir al Jeep donde el llanto persiste y parece que empieza a contagiarsele a su hermana menor; el resto de pasajeros, otras 6 personas,  también empieza a incomodarse. Pero por suerte pronto las dos hermanas se duermen  profundamente, quedando despiertos sólo los 2 niños. El mayor se porta  muy bien, muy  quietecito y el menor no para de comer galletas sin ningún fin aparente y juega con la ventana del Jeep lleno de curiosidad.

La primera mitad del trayecto transcurre con mucho tránsito, sobre todo causado por la cantidad de barro de la lluvia de los últimos días. Los Jeeps, a pesar de tener tracción a las cuatro ruedas, resbalan y les cuesta subir. Todo ello hace que llegamos mucho más tarde de lo previsto al punto de descanso, en la mitad del trayecto. Allí ofrecen al conductor comida y/o limpieza del Jeep, ya que acaban llenos de barro, a cambio de que les lleven la clientela.

Una vez en la parada despertamos a la pequeña, la mayor ya llevaba un rato despierta. E intentamos que salgan todos para estirar las piernas y para ir al baño. La mayor no quiere abandonar el Jeep y la dejamos descansar tranquila dentro del vehículo; tampoco quiere ni comer ni ir al baño. Mientras, el resto de pasaje del Jeep, pregunta curiosos el sexo de los niños ya que justamente los niños visten más de rosa y las niñas más de azul.

Después de que todos los demás hayan estirado las piernas, e ido al baño, seguimos con el trayecto. Esta vez mucho menos tranquilo. La mayor empieza a vomitar al poco de continuar, a pesar de pedir una bolsa de plástico ésta no llega a tiempo y el vómito queda en la pared de su lado del Jeep. La pequeña tarda poco en  querer imitar a su hermana, pero la intentamos distraer y junto con la ventilación del vehículo todo ayuda a que no sea la siguiente. Al cabo de un buen rato, la situación se repite, pero por suerte estamos a punto de llegar a Bhimphedi.

Una vez en Bhimpedi, ya oscuro, llamamos a otros voluntarios para que nos ayuden a cargar las maletas y a llevar a los  niños hacia Balmandir (casa de los niños). Caminamos despacio por entre las calles de Bhimphedi, ahora bien oscuras. Al llegar todos los niños del centro los reciben con mucha ilusión, los estaban esperando con impaciencia, y aún más las Didis. Están bien cansados y van a dormir temprano.

Al día siguiente se descubre como el mayor de quietecito no tiene nada, y es el más movido del centro, no para quieto ni un segundo: con ganas de descubrir todos los rincones y de hacer tantas actividades como puede, quien lo diría que era el más quietecito y bondadoso en el Jeep. El más pequeño es el preferido tanto de las niñas como de las Didis.  A las niñas nuevas les cuesta un día más pero terminan jugando todos juntos y con una sonrisa bien grande de oreja a oreja, también se hace raro recordar tantos llantos en el Jeep.

El siguiente día ya se compran zapatos para la pequeña y todos juntos van a hacerse las fotos con el uniforme para matricularse en la escuela, y ya esta  todo listo para empezar el curso.

Fin de año a Smarak

Escrito por Joana Alsina, voluntaria de la casa de acogida de Bhimphedi.

¡Feliz año 2074!

Nosotros en Balmandir empezamos el año nuevo con una visita al parque de Smarak.

Manoj: “Lo que más me gustó fue saltar en el castillo porqué cuando te caías no te pasaba nada.”

Ramesh: “A Smarak hay animales salvajes. Me gustó mucho ver al leopardo, pasear por el parque con tanta gente y ver tantas flores. Hacía mucho calor y nos comimos un helado que estaba buenísimo.”

Ramraj: “Era año nuevo y me encantó celebrarlo con una excursión. Lo que más me gustó fue bañarme en la piscina.”

Ashish: “Lo que más me gustó fue la piscina. Como no habían piedras podíamos saltar sin miedo y sumergirnos hasta el fondo.”

Bishnu: “La piscina fue lo que mas me gustó.”

Samir: “Ayer me lo pasé en grande. Pero lo que más me gustó fue subir al barco pirata.”

Anoj: “Lo más divertido fue subir al barco pirata.”

Basu: “Subir en la noria y en el barco pirata han sido lo que más me ha gustado. Tenía un poco de miedo pero me encantó la sensación.”

Sita: “En la noria me asusté un poco pero me lo pasé muy bien.”

Bishwo: “ Me gustan mucho los animales así que montar a caballo fue con lo que mas disfruté.”

Som: “Me encantó montar a caballo.”

Sarita: “Lo que más me gustó fue montar a caballo y nadar en la piscina. Nunca lo había hecho antes.”

Purnima: “Subir en la noria fue lo mejor. No me asusté, la sensación me gusta mucho.”

Belly didi: “Por primera vez subimos con Manoj al barco pirata. Me asusté un poco.”

Maya Didi: “Me gustó mucho ver monos, cocodrilos y otros animales. Cuando subí al barco pirata tuve mucho miedo.

Santa Maya didi: “Lo que mas me gustó fueron los animales. El barco pirata no me gustó.”

Resultado final:

www.amicsnepal.org/bhimphedi